Zico - Pele Blanco

Zico es considerado un ídolo con todos los méritos. Es el principal símbolo de un momento de oro en el fútbol del Flamengo, siendo el mayor crack de una generación que fue responsable del ascenso del club carioca en el fútbol nacional.

PRIMEROS AÑOS

Zico debutó en el equipo principal en 1971, en un partido contra el Vasco da Gama, cuyo marcador terminó 2 a 1 para el equipo rubro-negro. El debutante dio el pase a Fio Maravilha para marcar el gol de la victoria. Zico sólo fue a firmar como titular en el equipo en 1974, después de pasar por una intensa preparación física que incluía dedicación de buena parte de su día, desde que llegó al club, en 1967 (cuando aún estaba en la escuela), a un trabajo de fortalecimiento muscular, a base principalmente de esteroides anabolizantes (de dos a tres inyecciones, según el propio Zico), debido al cuerpo delgado.

En 1969, a los 16 años, Zico fue enviado a Bahía con un grupo de jugadores cariocas para realizar una evaluación en el Fluminense de Feria, pero fue reprobado por su porte físico volviendo al Flamengo enseguida. Mientras formaba parte del equipo juvenil, participó en dos partidos para el equipo principal del Flamengo en el Campeonato Carioca de 1972, suficiente para conquistar su primer título como profesional. Sin embargo, tardaría dos años para firmarse en el elenco y enterrar la imagen de un jugador de físico débil, que sucumbía al primer golpe de los adversarios

Después de esos dos años, en 1974 (cuando también recibió la camiseta 10), comenzaba a mostrar un fútbol emocionante, con dribles, lanzamientos y arranques fulminantes hacia el gol y también la habilidad que le caracterizaba, la de cobrar milimétricamente las faltas que golpeaba. En este año, conquistó su segundo Campeonato Carioca con el Flamengo, el primero como titular y usando la camisa número 10, liderando un equipo joven en decisiones contra los equipos más experimentados, Vasco y América.

Zico celebrando un gol

En el Campeonato Brasileño, recibió su primera Bola de Oro de la Revista Placar, elegida por la publicación el mejor jugador del campeonato. En los tres años siguientes, sin embargo, Zico vio rivales ganando el título estadual: el Fluminense de Rivellino fue bicampeón en 1975 y 1976 y, más dolorosamente, el Vasco de Roberto Dinamite se llevó la copa en 1977 tras la decisión por penaltis contra el Flamengo en que Zico , teniendo la oportunidad de dar el título a su club si convertía su cobro, falló.

LA "ERA ZICO"

A partir de 1978, sin embargo, el Flamengo ingresaría en un período áureo bajo el mando en campo de Zico. Con un fútbol casi perfecto, sólo posible de ser parado con violencia, Zico conquistó un tricampeonato carioca, el tercero del club, en las ediciones de aquel año con las dos realizadas en 1979, mismo año en que el equipo conquistaría el prestigioso torneo amistoso Ramón de Carranza, con destaque para la victoria por 2-1, en la que marcó uno de los goles, sobre el Barcelona.

En 1979 él también marcó su gol 245, en partido contra el Goytacaz, superando, aún a los 26 años, a Dida como el máximo goleador de la historia del Flamengo. Al año siguiente, vendría finalmente el inédito título en el Campeonato Brasileño. Las finales fueron contra el Atlético Mineiro de Reinaldo, Toninho Cerezo y Éder. En el caso de Zico no jugó el primer partido, en el que los alvinegros vencieron, en el Mineirão, por 1-0. Volvió al equipo en el juego de vuelta, en el Maracaná, habiendo dado pase al primer gol y marcando el segundo del Flamengo en la victoria por 3-que le dieron por primera vez a sus manos la copa de campeón nacional.

Con el título nacional, el club se acreditó por primera vez para disputar la Copa Libertadores de América. En la primera fase, por haber empatado en número de puntos con el Atlético Mineiro, un partido de desempate fue pactado. El Flamengo fue el vencedor y avanzó a la fase semifinal de la competición, donde superó a Deportivo Cali y Jorge Wilstermann. En la decisión, encaró a los chilenos del Cobreloa. Zico marcó los dos goles en la victoria por 2-1 en el partido de ida, en el Maracaná. La de vuelta, en Chile, fue marcada por la enorme violencia de los rivales. Los chilenos vencieron por 1-0 y, por el reglamento de la época, el trofeo sería decidido en campo neutro.

Fue en Montevideo, en el Estadio Centenario. Zico nuevamente marcó los dos goles de la victoria, esta vez de 2-0. El título continental fue seguido por otro Carioca, sobre los rivales del Vasco, en partido dedicado al técnico Cláudio Coutinho, fallecido antes del primer partido de la decisión. El año mágico de 1981 terminaba de la mejor manera posible: de la victoria estatal, el equipo fue a Tokio para enfrentar a los británicos del Liverpool en la Copa Intercontinental.

Zico y Souness peleando una pelota

El equipo inglés era ampliamente favorito: en los últimos ocho años, había conquistado cinco veces el campeonato inglés, una Copa de la UEFA y tres Copa de Campeones de la UEFA, con un elenco de respetados jugadores de las selecciones inglesa y escocesa. El título mundial, que hasta entonces sólo había venido a Brasil por medio del Santos de Pelé, fue conquistado tras una exhibición primorosa del Flamengo, que venció por 3-0. Los tres goles salieron de jugadas de Zico. Elegido lo mejor en el campo sin marcar, recibió como premio individual un codiciado coche deportivo del patrocinador del partido.

La Era de Oro en el Flamengo prosiguió al año siguiente con la conquista del Campeonato Brasileño, en campaña destacada por victorias fuera de casa, más una respuesta a las críticas de que el equipo (y Zico) sólo jugaban bien en el Maracaná. Para completar, La copa también fue conquistada fuera de casa, contra el Gremio, en victoria por 1-0 con nueva asistencia de Zico a Nunes.

El segundo semestre de 1982 ya no es tan bueno. Volviendo de la dolorosa eliminación en la Copa del Mundo, Zico pierde los dos torneos que disputa con el Flamengo. En la Copa Libertadores de América, el Flamengo, como campeón, entra en la disputa ya en la segunda fase del torneo, en un grupo de tres equipos que apuntará a uno de los finalistas. El club vence los dos duelos contra River Plate y va a la última ronda necesitando vencer al Peñarol en casa para forzar un juego extra - los uruguayos habían vencido en Montevideo. Sin embargo, es el adversario quien gana, en pleno Maracaná. El Campeonato Carioca se pierde ante el Vasco.

En el primer semestre de 1983, el Flamengo es eliminado en la primera fase de la Libertadores . Paralelamente, sin embargo, el equipo se igualaba a los gauchos del Internacional como mayor vencedor del Brasileirão, conquistando su tercer título. El sabor fue más especial por haber eliminado en el camino el Vasco, en los cuartos de final, con Zico marcando el gol del empate. Las finales fueron contra el Santos. Los paulistas habían vencido el partido de ida por 2-1. En la vuelta, jugando lesionado, Zico quebró el sueño santista al marcar antes del primer minuto, en partido que termino con victoria rubro-negra.

Regreso al Flamengo

Tras dos temporadas en Italia, Zico fichó por el Flamengo y vistió de nuevo la camiseta el 12 de julio de 1985, en un amistoso especial frente a un combinado de estrellas internacionales como Toninho Cerezo, Diego Armando Maradona, Karl-Heinz Rummenigge y Paulo Roberto Falcão.

La alegría por el regreso a Brasil duró poco. Un mes más tarde, en un partido contra el Bangu A. C., el defensor Márcio Nunes le lesionó gravemente tras una brutal entrada con las dos piernas, que comprometió su carrera profesional. Para recuperarse necesitó tres operaciones en la rodilla derecha y un largo tiempo de rehabilitación, e incluso se creyó que no llegaría a la Copa Mundial de Fútbol de 1986. Pese a todo, Zico se esforzó ocho horas diarias para recuperar la musculatura de su pierna izquierda y al final llegó a tiempo para la cita internacional, no sin molestias. Volvió a los terrenos de juego en febrero de 1986 y con Sócrates en el plantel logró el campeonato Carioca de ese año.

El último título importante que ganó fue el cuarto Campeonato Brasileño (Copa União) de 1987, no reconocida por la Confederación Brasileña de Fútbol porque ese año fue un torneo al margen de la liga oficial. Las apariciones se redujeron hasta que en 1989 anunció su retirada del fútbol profesional a finales de año, con 36 años. Su último encuentro profesional fue en diciembre contra el Fluminense; su club ganó 5-0 y él marcó un gol de falta directa.

El 6 de febrero de 1990 se organizó un partido de homenaje en Maracanã, entre el conjunto rojinegro y un plantel de estrellas mundiales como Taffarel, Eric Gerets, Claudio Gentile, Franco Causio, Alberto Tarantini, Jorge Valdano, Mario Kempes, Paul Breitner, Rummenigge y Falcão. Dicho compromiso terminó en empate (2:2). Zico acabó su carrera en el Flamengo como el segundo jugador con más partidos (731 apariciones, superado por Júnior) y el máximo artillero (508 goles).

ZICO DESPIDIENDOSE DE LA AFICION RUBRO-NEGRA
PALMARES Y ESTADISTICAS
  • PARTIDOS - 731 Partidos (1971-1983, 1985-1989)
  • GOLES - 508 Goles
  • CAMPEONATO CARIOCA - 6 (1972, 1974, 1978, 1979, 1981, 1986)
  • CAMPEONATO BRASILERO SERIE A - 3 (1980, 1982, 1983)
  • COPA UNIAO - 1 (1987)
  • COPA LIBERTADORES - 1 (1981)
  • COPA INTERCONTINENTAL - 1 (1981)
MOMENTOS EN FLAMENGO
GALERIA

Fuente: Lance, Wikipedia

Tenía muchos posters en la pared de mi habitación de jugadores como Zico, muchos jugadores brasileños e italianos, no muchos jugadores en particular, pero me encantaba el fútbol y especialmente me encantaban los jugadores hábiles.

Emmanuel Petit, campeón del mundo con Francia