Juan Roman Riquelme - El Ultimo 10

Un reverenciado jugador que hizo su debut en la primera división de Boca Juniors en noviembre de 1996 a los 18 años, se convertiría en uno de los portadores más emblemáticos de la icónica camiseta número 10, ganando seguidores y críticos en la misma medida que tomó una posición rebelde fuera del campo y se mantuvo fiel a su ritmo y estilo, sin importar nada.

Inicios

Su llegada al club fue toda una prueba de fuego que terminó sobreponiendo sin sobresaltos, ganándose la consideración de Carlos Bilardo, quien preparó su debut en el Torneo Apertura de 1996. En efecto, el debut oficial de Juan Román Riquelme, se dio el 10 de noviembre de 1996, cuando fue puesto como titular frente al Club Atlético Unión en el estadio de La Bombonera. El partido terminó cerrando con un marcador de 2-0 a favor del conjunto boquense. Desde un primer momento cautivó a la hinchada "xeneize", a tal punto que desde ese mismo día su apellido fue coreado por La Bombonera, lo que fue el primer paso hacía una idolatría y una relación de mucho cariño entre la hinchada y el jugador. Trece días después de su debut, Riquelme logró marcar su primer tanto en el fútbol de Primera División, al convertir el sexto tanto de una goleada propinada por Boca Juniors a Huracán. De esta forma, Riquelme inauguraba su cosecha personal en los tanteadores de cada partido.

Tras haber debutado en 1996, Riquelme inició en Boca Juniors una larga travesía por lograr quebrar una racha sin campeonatos desde 1992. Tras el campeonato Clausura de 1998, Veira abandonó el equipo siendo reemplazado primeramente por Carlos María García Cambón (quien cerró el campeonato con tres victorias consecutivas) y más tarde por Carlos Bianchi.

El Boca de Bianchi

Este entrenador llegó al club intentando renovar sus estructuras de cara a la obtención del campeonato que ya hacía seis años se le negaba a Boca. Una de esas ideas, estaba en el ataque, donde finalmente terminó formando un tridente ofensivo muy temido en esa época. Además de devolverle la titularidad a Riquelme, no solo le dejó usar de la camiseta número 10, también le dio la responsabilidad de comandar al equipo y de abastecer a los delanteros Guillermo Barros Schelotto y Martín Palermo. En la tabla de posiciones se ubicaron primero con cuarenta y cinco puntos, sacándole nueve de diferencia al subcampeón Gimnasia y Esgrima La Plata. Este fue el primer título en la trayectoria deportiva de Riquelme.

En 1999, Riquelme mantuvo su lugar y posición dentro del equipo, repitiendo el mismo esquema ganador del torneo anterior, ganando su segunda corona consecutiva al obtener el Torneo Clausura 1999, en el cual Riquelme anotó siete goles. Este bicampeonato logrado con Boca, no solo enriqueció su palmarés personal, sino que lo depositó directamente en su primer gran desafío internacional, la Copa Libertadores 2000, instancia a la que Boca retornaba después de seis años. En dicha competencia llegaron a la final en el Estadio Cícero Pompeu de Toledo de São Paulo y luego de una igualdad en el resultado global de 2-2, Boca se impuso en definición por penaltis al Palmeiras en la final y obtuvo el certamen luego de veintidós años.

Boca disputó el 12 de noviembre de 2000 en Japón la Copa Intercontinental, enfrentando a Real Madrid. Riquelme destacó desde el principio y colaboró con el triunfo de Boca por 2-1, con una asistencia a Palermo de más de cincuenta metros. En 2001 Boca se alzó nuevamente con la Copa Libertadores de ese año al imponerse por penaltis al Cruz Azul de México en La Bombonera. En dicha ocasión, Riquelme recibió el premio al "Mejor Jugador de la Final de la Copa Libertadores".

El 10 de noviembre de 2001 participó en La Bombonera del partido despedida de Diego Armando Maradona, incluso Maradona le regaló su camiseta a Riquelme, y usó la 10 de Boca Juniors con las siglas "Román" en la espalda. Finalizó el año con el reconocimiento de la prensa latinoamericana, que lo consagró como "Futbolista Sudamericano del Año".

Riquelme peleando una pelota con Geremi en la Intercontinental del 2000
Vuelta a Boca

El presidente de Boca Juniors, Mauricio Macri, ofreció la posibilidad de que el club actúe como mediador en los conflictos del jugador con el Villarreal. Solicitó que Riquelme sea cedido hasta el 30 de junio de 2007 y a la vez pagar su salario, de dos millones de dólares, por ese período. Tanto la directiva del Villarreal como Riquelme aceptaron y el 11 de febrero fue presentado en conferencia de prensa. El 17 de febrero reapareció luego de casi cinco años en La Bombonera.

Por la fase de grupos de la Copa Libertadores el equipo tuvo buen juego pero los resultados no fueron los ideales, por lo que llegó a la última fecha con la necesidad de marcar al menos cuatro goles ante el Club Bolívar en cancha de Vélez (debido a que incidentes en 2005 habían dispuesto la suspensión del estadio). Boca ganó 7:0 y clasificó a la siguiente ronda. En octavos de final de la Libertadores marcó dos goles (un gol olímpico) ante Vélez Sársfield (global 4-3) jugando superlativamente y siendo eje del equipo. En cuartos tuvo una descollante actuación ante Libertad de Paraguay de visitante marcando un gol aún estando lesionado (global 3-1).

En semifinales Boca superó a Cúcuta de Colombia en un partido que se jugó con una visibilidad casi nula. El papel de Riquelme en la final contra Grêmio fue decisivo. Previo al partido, comentó que sería su último partido en La Bombonera (al menos en esta etapa) y el desenlace no pudo ser mejor. Nuevamente fue figura, Boca ganó 3:0 y fue despedido con una ovación por todo el público xeneize. El 20 de junio, en el partido final en Porto Alegre, marcó los dos goles en la victoria 2:0. El resultado global fue 5:0 (récord en finales). Boca logró su sexta Copa Libertadores, siendo esta la tercera para Riquelme, goleador del equipo con ocho tantos en once encuentros. Como sucedió en 2001, fue elegido el "Mejor Jugador de la Final de la Copa Toyota Libertadores". En solo ciento veintitrés días desde su retorno, recuperó su mejor nivel y aceptó un nuevo llamado de Alfio Basile para defender la camiseta de la selección argentina.

Riquelme fue el heroe de Boca en la Libertadores del 2007
Tercera Etapa En Boca

Tras arduas negociaciones, el club de La Ribera decidió abonar al Villarreal la suma de quince millones de dólares por el pase, siendo así la suma más alta pagada por un club argentino por un jugador en toda la historia. Firmó contrato desde finales de 2007 hasta 2010, pero no pudo jugar el Mundial de Clubes de aquel año, por disposición de la FIFA. En su retorno, se pudo ver a un Riquelme retrasado en el campo y ordenando el avance hacia el arco rival desde el centro y con menos velocidad aunque con la técnica intacta. También disputó la Copa Libertadores, siendo eliminado en semifinales por Fluminense.

En diciembre de 2008 Riquelme logró coronarse con Boca como campeón del Torneo Apertura, tras una cerrada puja en las últimas fechas tras la cual emergieron tres equipos con treinta y nueve puntos, Boca, Tigre y San Lorenzo de Almagro. La legislación vigente dispuso que se jugara un triangular final en terreno neutral a modo de desempate. Riquelme no pudo jugar en la última fecha del triangular, que consagró a Boca como campeón del torneo pese a la derrota por 1-0 ante Tigre, por contar con mejor diferencia de gol que su rival. En este torneo se demostró la importancia de Riquelme para apuntalar a un equipo que sufrió las ausencias de sus otras figuras descollantes (Martín Palermo y Rodrigo Palacio) durante gran parte del campeonato.

Desde junio de 2010 intentó renegociar su contrato por cuatro años con el club Boca Juniors y lograr, así, su retiro en el club. Está negociación será seguramente una de las más recordadas en el fútbol argentino. El club y el futbolista habían llegado a un acuerdo el 28 de julio de 2010, tras una ardua negociación en la que se había acordado la continuidad de Riquelme por cuatro años más. Sin embargo, días después, surgió un nuevo problema en relación a cuestiones impositivas que ha hecho a peligrar la continuidad del enganche en la institución. Finalmente el 6 de agosto de 2010 se solucionó el conflicto contractual del jugador.

El 2 de julio de 2011, en el Museo de la Pasión Boquense, finalmente mostraron la estatua de "Román", que fue impulsada por hinchas de Boca. El "10" estuvo presente en el acto y confesó lo mucho que significó esto para él: "Esta fue la mayor alegría en mi carrera deportiva". Ya comenzado el torneo Torneo Apertura 2011, Boca tuvo un regular comienzo. Marcó su único gol en el Torneo frente a Unión de Santa Fe en la goleada por 4-0. Fue titular en todos los partidos (excepto contra Independiente), hasta que una lesión contra Belgrano, en la Fecha 11, le impidió seguir jugando. Volvió como suplente, en la Fecha 17, frente a Banfield en donde se consagró campeón invicto con un contundente 3-0. Boca Juniors salió campeón invicto en el Apertura 2011.

Boca no tuvo un gran comienzo en la Copa Libertadores 2012, y termino clasificando como mejor segundo. En la ida de los octavos de final, Boca ganó ante la Unión Española de Chile 2-1, con un gol de Riquelme. En la vuelta de los octavos de final, Boca ganó por 3-2, con un gol de Riquelme y dos notables asistencias en los goles. Con ese gol Riquelme igualó a Martín Palermo en cantidad de goles en la Copa Libertadores, de Boca. En la ida de los cuartos de final llegó otra vez Fluminense y clasificaron agonicamente las semifinales. En ida de las semifinales, Boca le ganó a la Universidad de Chile por 2-0. Riquelme fue la figura de ese partido, gracias a sus grandes asistencias e intervenciones. En la ida de la final, Boca empató con el Corinthians 1-1. En el cotejo vuelta, Boca perdió 2:0 con goles de Emerson, perdiendo su cuarta final de Libertadores.

Luego del partido, Riquelme anunció que no continuaría en el club. Siendo uno de los máximos ídolos de la historia del club, su salida definitiva marcó el fin de un ciclo para Boca. De todas formas Juan Carlos Crespi, vicepresidente, aclaró que seguramente Juan Román Riquelme volvería a Boca.

Riquelme perdió la ultima final de Libertadores que jugó
Despedida

Finalmente, el 8 de febrero de 2013, luego de dos intentos fallidos por parte del club en búsqueda de su vuelta, Juan Román Riquelme regresó al equipo Xeneize, acompañando al retorno de Carlos Bianchi. El 3 de marzo, el futbolista volvió a vestir la numero 10 en el encuentro en el que su equipo cayó por 1:3 ante Unión de Santa Fe. El 30 de marzo de 2014 anotó un gol de tiro libre en el Superclásico, pero no pudo evitar que su equipo perdiera 2-1 ante River. Termino su última temporada en Boca terminando septimo en liga.

Su gol de tiro libre en el superclasico
PALMARES Y ESTADISTICAS
  • PARTIDOS - 388 Partidos (1996-2002, 2007, 2008-2014)
  • GOLES - 89 (13 de tiro libre, 4 a River)
  • TORNEO APERTURA - 4 (1998, 2000, 2008, 2011)
  • TORNEO CLAUSURA - 1 (1999)
  • COPA ARGENTINA - 1 (2011-12)
  • COPA LIBERTADORES - 3 (2000, 2001, 2007)
  • COPA INTERCONTINENTAL - 1 (2000)
  • RECOPA SUDAMERICANA - 1 (2008)
MOMENTOS EN BOCA
GALERIA

Fuente: The Guardian (US Edition), Wikipedia

No puedo decir que Riquelme es el Zidane argentino porque para mi Riquelme es mucho mejor que Zidane.

Luis Aragones, ex tecnico te España